Sunday, May 16, 2010

07 - Proyecto de Comunicación de datos




Historia de Internet en Argentina
Los Primeros Pasos



Universidad de Buenos Aires, Facultad de Ciencias Exactas
Departamento de Computación
Proyecto Comunicación de Datos


A comienzos de los años 80, se da un rápido crecimiento en el mercado de computadores personales (más allá de la IBM PC y sus primeros clones), como la Commodore’64, Tandy Radio Shack TRS-80, Apple II, TI-99, y otras más.

Pese a la precaria infraestructura que tenían los servicios telefónicos que en esa época todavía eran provistos exclusivamente por la Empresa Nacional de Telecomunicaciones (ENTel) dependiente del Estado, y aún con las restricciones que se imponían en relación a que solamente equipos “homologados” por ENTel estaban permitidos conectarse a las líneas de teléfono, poco a poco empiezan a proliferar en Argentina varios servicios de información en línea o Bulletin Board Systems(BBS).

En el Laboratorio de Micros teníamos por ahí dando vueltas un modem bastante primitivo, el discado por tonos todavía no existía, en particular este modem ni discar por pulsos sabía, con viento a favor lográbamos hacerlo funcionar a 300 bauds, y algunas pocas veces (esos días en los que uno tendría que haber jugado unos pesitos en la lotería) llegábamos a 1200 bauds, esto después de hacer la llamada con un teléfono conectado en paralelo, adivinando si la llavecita del modem estaba puesta en modo Bell o CCITT, y embocarle al momento preciso para colgar el teléfono y esperar que el modem detectara las señal portadora del modem remoto.

A todos nos llamaba mucho la atención el tema comunicación de datos. En nuestras noches de insomnio en el laboratorio, después de haber tomado “prestada” la única línea directa que tenia el Departamento de Computación, con Nicolás Baumgarten y Nestor Felippone nos agarrábamos a patadas con el modem para intentar comunicarnos con algún que otro BBS, como Los Pinos, Century XXI, etc., mientras Julián Dunayevich nos hablaba en chino con su uucp, uucico, uuxqt y passwords aztecas.

En esa época también comenzaba, medio a los golpes, a funcionar la Red Argentina de Teleconmutación de Paquetes. ENTel había adquirido los equipos y tecnología TESYS que ya estaban prestando servicio en la Red de Conmutación de Paquetes de España IBERPAC. Para no intentar ser demasiado originales la implementación en Argentina se pasó a llamar ARPAC.

Por medio de la relación del Departamento de Computación con la empresa Fate Electrónica, y gracias a la interminable paciencia del Ingeniero Juan Carlos Angió, con Julián, Nico y Mauricio tomamos una serie de cursos en Fate Electrónica, donde aprendimos mucho más sobre el modelo OSI, y toda la serie de protocolos y recomendaciones del CCITT relacionadas con ARPAC, particularmente X.25, y X.28. En una de estas charlas también participaría Carlos Mendioroz, con quien más tarde trabajaríamos juntos en el Proyecto de Informática de Cancillería y en la Secretaría de Ciencia y Tecnología.

En sus oficinas, Fate Electrónica ya disponía de una línea X.25 operativa conectada a una computadora (no recuerdo exactamente el modelo pero posiblemente fuera una HP-9000 o similar) que nos permitía establecer conexiones vía ARPAC, hacer seguimiento de los paquetes y aprender más en detalle como interactuaban todos los protocolos asociados con X.25.

Uno de nuestros compañeros profesores de Laboratorio I trabajaba en ENTel y estaba relacionado con ARPAC, como también varios de nuestros alumnos a quienes tuve la oportunidad de ir a visitar frecuentemente a la central de la calle Suipacha y Corrientes donde estaba uno de los nodos más importantes de ARPAC y donde se encontraba la HP-9000 que recibía toda la información de tráfico para poder hacer la facturación.

Poco a poco junto con Julián Dunayevich, Mauricio Fernandez y Nicolás Baumgarten, comenzábamos a transformarnos en un pseudo-grupo de investigación bajo la tutela del Director del Departamento de Computación, el Dr. Hugo Scolnik.

Cada noche en el Laboratorio se convertía en una nueva experiencia de ver que cable tirábamos esa noche para conectar algo, ni la VAX-11/750 se salvó en los momentos en los que el operador estaba mirando para otro lado.

Siguiendo la iniciativa de Julián comenzamos a aprender más sobre las herramientas de comunicación que estaban disponibles en Unix, básicamente todos los utilitarios y procesos relacionados con UUCP (Unix to Unix Copy), a veces entre las dos NEC APC, y cuando se le ocurría funcionar, con la NCR Tower.

Cuando se habilitó el acceso telefónico a ARPAC vía el PAD X.28, empezamos a experimentar de conectarnos a algunas Bases de Datos vía Tymnet y Telenet, y a los servicios que comenzaba a brindar DELPHI en Argentina.

Pero nuestras experiencias se iban enfocando cada vez más a la interconexión de equipos con sistema operativo Unix utilizando UUCP, sumergiéndonos en los distintos protocolos de comunicación, en las facilidades de ejecución remota de procesos y el servicio básico de correo electrónico disponible en Unix. Estas experiencias nos servirían poco más tarde para poner en práctica lo que veníamos concibiendo conceptualmente como un posible modelo y prototipo para una red académica nacional de computadoras.

Obviamente no éramos los únicos en el ámbito académico tratando de interconectar computadoras, en el CONICET ya existían grupos trabajando en establecer conexiones DECNET entre distintas máquinas Digital, como así también la Comisión Nacional de Energía Atómica y otras instituciones que disponían de mainframes IBM.

Afortunadamente de nuestros experimentos nocturnos, que gradualmente se convirtieron también en diurnos, nunca tuvimos que llamar a los bomberos, y más allá de algunas frustraciones cuando algo no funcionaba como esperábamos no existió algún daño personal o al equipamiento del Departamento de Computación.

Nuestra experiencia no era única ni original, dado que existen muchas similitudes con lo que cuentan Katie Hafner and Matthew Lyon en su libro "Where the wizards stay up late" sobre los orígenes de Internet.

A veces pienso que fuimos afortunados o simplemente fue uno de esos misterios que nos depara el destino el haber estado en el lugar apropiado y en el tiempo correcto para ser parte de esta experiencia, pero por otro lado es importante destacar que aún cuando era una experiencia divertida y enriquecedora, la misma demandaba mucho esfuerzo y persistencia, sumado a la creatividad de encontrar de qué forma seguir adelante con magros recursos y un presupuesto esencialmente nulo.

2 comments:

  1. Cuantos lindos recuerdos me trae todo esto. Si bien no tuve nada que ver con este proyecto en si mismo, si fui uno de los tantos (o tan pocos?) que esaba ARPAC para nuestros ehhh... experimentos? de conexión a cuanto lugar podíamos...

    Que buenos momentos pasamos con todo esto!

    Quisiera leer mucho más sobre el tema...

    ReplyDelete
  2. YO EN BAHIA BLANCA, NO RECUENDO EN QUE AÑO, TENIA UNA PC UNISYS, INTEL 386, 150 MB DE DISCO Y 1 MB DE RAM, MODEM EVEREX.

    Y ME CONECTABA A ARPAC y no lo podia creer. Pero en esa epoca nadie le dio bola.

    Despyes encontre un ingeniero loco que consiguio por leasing un IBM RS/6000, antena de REUTERS. Compilabamos informacion de la cotizacion de los granos en el mundo, informes metereologicos y noticias para el mercado agropecuario.

    Demasiado para la epoca.

    ReplyDelete