Sunday, May 16, 2010

08 - Proyecto Informática de Cancillería




Historia de Internet en Argentina
Los Primeros Pasos



Cancillería Argentina
Proyecto de informatización

Después de la asunción a la presidencia del Dr. Raúl Alfonsín, en 1984 comienza otra transformación importante en el sector público.

En aquellos días la infraestructura y tecnología informática en instituciones del gobierno era precaria o en la mayoría de los casos inexistente. Quizás uno de los sistemas más avanzados que teníamos era el que se utilizaba para procesar las tarjetas perforadas del PRODE.

Uno de los proyectos que se empieza a gestar en ese entonces, es el de modernización e informatización del Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto o Cancillería Argentina.

La Cancillería más que alguna que otra computadora personal aquí y allá para procesamiento de textos, no contaba prácticamente con servicios de informática y comunicaciones modernos para facilitar su gestión.

La comunicación entre la Cancillería y las embajadas y representaciones argentinas alrededor del mundo, se realizaba exclusivamente por Télex, y la distribución de los documentos era completamente manual.

Sumado a esto la oficina de comunicaciones se encontraba en otro edificio (Palacio San Martin) así que aparte de los equipos de Télex y criptografía, un elemento tecnológico importante de esta arquitectura era el patrullero de la delegación de la Policía Federal en Cancillería que se encargaba de la transferencia de los documentos de un edificio al otro (antes de contar con el edificio actual, La Cancillería Argentina tenía su edificio administrativo en la calle Reconquista y Leandro N. Alem).

Impulsado por una real necesidad de modernización, aumento de productividad y seguridad, y por la visión tecnológica del Lic. Dante Caputo que en ese momento era nuestro Canciller y devoto amante de todo tipo de “gadgets”, nace el Proyecto de Informatización de la Cancillería Argentina.

Uno de los objetivos fundamentales del proyecto era transformar gradualmente por completo los medios y sistemas de intercambio, distribución y almacenamiento de las comunicaciones y documentos asociados a la gestión de La Cancillería Argentina.

Este proyecto se inicia dentro del marco del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), financiado con fondos del gobierno, y contó con el fuerte impulso de sus mentores y primeros coordinadores, el Ing. Aldo Rosenberg y Sergio Porter.

Mientras tanto con Julián, Maurico y Nico, seguíamos en la Facultad con nuestros experimentos en Unix y Comunicación de Datos, manteniendo el Laboratorio de micros y como prácticamente vivíamos en la Facultad algunos terminamos de facto dando soporte técnico para las PC del Departamento de Computación.

En el segundo semestre de 1986 nos visita durante su año sabático el Dr. Alberto Mendelzon de la Universidad de Toronto, que aparte de ser argentino también estaba asesorando al Proyecto de Cancillería.

Alberto nota nuestro trabajo y entusiasmo en la Facultad, y nos termina reclutando a varios para formar parte del Proyecto de Cancillería.

Esto representaba un desafío realmente interesante, dado que hasta el momento la infraestructura de procesamiento de datos en la administración pública era prácticamente terreno exclusivo para mainframes y arquitecturas cerradas de comunicación, y nosotros veníamos con una idea completamente distinta basada en sistemas abiertos, redes locales y computadores personales.

En el proyecto estábamos divididos en distintos grupos, el área de coordinación y secretarias, desarrollo de software, capacitación, y soporte técnico (en soporte técnico caía todo lo que no hacían los otros grupos, anque el café algunas veces J ).

A fines de 1986 ingreso al área de soporte técnico, más o menos al mismo tiempo Mauricio al grupo de desarrollo y más tarde se incorporan Oscar Sznajder, y Carlos Mendioroz (alias Tron) a soporte técnico.

Cuando arribo me encuentro que mas allá que alguna otra PC, el proyecto ya contaba con una mini Burroughs XE-550, que corría un engendro de Unix llamado CENTIX sobre el sistema operativo nativo CTOS de la XE-550. Era una máquina con varios procesadores pero tenia sus achaques de vez en cuando, pero al menos servía para probar la primera versión que el grupo de desarrollo estaba implementando para el sistema de Movimiento de Documentos (MOVDOC o cuando no funcionaba MOCO-DOC).

Una de mis primeras tareas en soporte técnico fue conectar varias terminales PT- vía RS-422 a la XE-550. Una de ellas en el despacho del Lic. Dante Caputo.

Recuerdo una anécdota bastante cómica de aquellos días cuando me encontraba como pancho por su casa, soldador en mano, en el despacho del Canciller terminando la conexión de su terminal, cuando de repente el jefe máximo regresa a su oficina y se encuentra con un desconocido con los dedos en su escritorio y cablecitos en la mano. Obviamente y muy respetuosamente rajé por la tangente al instante.

Más tarde, y después de haber confirmado varias veces que “el jefe” no estaba en “La Casa” (así llaman los diplomáticos a las instalaciones de la Cancillería), vuelvo al despacho del Canciller para completar mi trabajo, y me llevo la sorpresa tras contener el ataque de risa espontaneo y escuchar de fondo las carcajadas de las secretarias del Gabinete del Canciller, que en el despacho ya estaban los de Inteligencia de la Policía Federal escaneando para ver si encontraban micrófonos ocultos.

Después de haber confirmado que era parte de “La Casa” y no un espía de la CIA o la KGB, la relación con Dante se tornó bien interesante, y frecuentemente por cortesía del personal de custodia (que me trasladaba en un auto del Ministerio) visitaba la casa del Canciller, pegadita a la Quinta de Olivos, para instalar y probar algún software o “chiche” nuevo.

Si bien teníamos desde el punto de vista conceptual una clara idea de la arquitectura que pretendíamos implementar para los servicios de informática de Cancillería, todavía nos faltaba definir con exactitud que tecnología de red íbamos a utilizar, las características de los equipos a ordenar, como implementar una interfaz entre el sistema actual basado en la recepción de documentos vía Telex, equipos de criptografía a utilizar, y otras piezas más de un complejo rompecabezas.

Esencialmente mientras el grupo de desarrollo continuaba dándole forma a las aplicaciones del Ministerio, en el grupo de soporte técnico, más allá de mantener la infraestructura que teníamos en ese momento, estábamos esencialmente dedicados a estudiar, experimentar y desarrollar la arquitectura de comunicaciones y de red que serviría como la plataforma sobre la cual finalmente se implementarían los servicios de informática para el Ministerio.






No comments:

Post a Comment