Monday, March 30, 2009

Origen del nombre ARNET


Hoy en día a ARNET se lo reconoce como el nombre con el cual presta sus servicios de Internet la empresa Telecom Argentina, y es marca registrada de esta misma.

Pero la concepción y primera utilización del nombre ARNET poco y nada tenía que ver con Telecom Argentina.

Durante la transición de la vieja ARPA Internet a la nueva red NSFNet auspiciada por la National Science Foundation, se impuso como práctica común el darle un nombre a cada una de las redes que se conectaban a NSFNet, como SURAnet, JANET, JvNCNet, etc., manteniendo un poco la tradición que ya existía antes de la concepción de la NSFNet, con ARPANET, MILNET, etc.

En Mayo de 1990, cuando nuestra conexión a SURANet estaba a punto de comenzar a funcionar era necesario obtener una dirección IP para nuestra red.
Glenn Ricart de la Universidad de Maryland y principal responsable de SURANet que nos iba a proveer la conexión a esta red, nos envía un mensaje con los formularios para terminar de completar la solicitud de nuestra dirección IP y numero de sistema autónomo.

En el formulario original que nos envía Glenn para el nombre de la red, él había escrito como sugerencia que quizás podría ser ARNET.

En el mensaje que le envió a Glenn a los pocos días con todos los datos completos para obtener nuestro numero de red, va entonces ARNET como nombre para la red.

El 30 de Mayo de 1990, recibo un mensaje de Glenn confirmando que el NIC nos había asignado la dirección 140.191.0.0 para ARNET.

ARNET pasaría a ser el nombre oficial con el que NSFNet reconocería a nuestra red, y la primer asignación de dirección IP que obtenemos (140.191) se denomina NET-ARNET.

Tiempo más tarde Corinne Carroll que formaba parte del staff del NSF Network Service Center (NNSC) me comenta que estarían interesados en conocer más sobre nuestros proyectos y sobre nuestra red.

Una breve descripción de ARNET se incluye entonces en la edición de Julio de 1991 en la publicación “The Internet Resource Guide” compilada por el NNSC.

En Mayo de 1994, luego de la reunión del Grupo de Trabajo Internet Argentina (GTIA) a la que hacia referencia en mi articulo anterior, se nos ocurre que podíamos utilizar el dominio AR.NET para asignar los nombres de aquellos elementos que formaran parte del backbone nacional.

Al verificar la disponibilidad de AR.NET nos damos cuenta que Horacio Stolovitzky de Satlink ya había registrado ese dominio previamente, y que el grupo de Informática de Cancillería luego de saber de nuestras intenciones por las dudas registraron también ARNET.NET.

Lo curioso es que pese a que Telefónica luego de haberse digerido a Advance que a su vez se digirió a Satlink durante los años de consolidación de los primeros ISPs en Argentina, el nombre terminara en manos de Telecom y se convirtiera en una marca registrada.

Creo tener una idea de cómo terminó el nombre por ahí, en cuanto logre confirmarlo paso el dato por aquí.

La imagen que acompaña esta historia salió de alguna de las tantas presentaciones sobre ARNET tratando de inventar un logo (la verdad, una porquería, se nota que no soy diseñador gráfico )

Otro pedacito de historia netera Argentina …

Saludos
Pete

Sunday, March 29, 2009

La Administracion del ccTLD .AR (Parte 1)

Tema para debate

Si bien mi idea original al crear este Blog fue esencialmente contar con una herramienta que me permita difundir información sobre la historia de Internet en Argentina, otro objetivo importante es que a partir de la historia y comentarios sobre como Internet ha ido evolucionado en nuestro País, contribuir al análisis y al dialogo, para promover el constante desarrollo de la red Internet y sus servicios en Argentina.

En este análisis, obviamente no puede quedar fuera la forma en la que actualmente se prestan los servicios por parte de la actual administración del ccTLD (Country Code Top Level Domain) .AR de Argentina.



Algunas aclaraciones y comentarios previos antes de meterme en el tema en cuestión

No soy partidario de la crítica negativa sin fundamentos, lo que generalmente lleva a enfrentamientos inútiles sin proveer resultados positivos, tampoco me interesa hacer hincapié en cosas que están mal, si no más bien tratar de que a través de mis humildes comentarios se incentive el dialogo en la búsqueda de soluciones y estrategias que permitan mejorar la realidad para el beneficio común.

Bajo ninguna circunstancia intento por medio de estos comentarios dejar de apreciar y valorar el significante aporte que desde que dimos nuestros primeros pasos ha dado la Cancillería Argentina, y que ha contribuido sin duda al desarrollo de mi carrera profesional.

Es realmente importante el tener una clara idea sobre el contexto en el que se desarrollan ciertas actividades y se establecen ciertas políticas. Debo reconocer que con el pasar de los años y a la distancia, se me pueden escapar muchos de los detalles que han llevado a la situación actual.

Los comentarios que incluyo en este articulo están basados en mi experiencia personal, el dialogo con otros colegas, y una cantidad considerable de mi tiempo dedicada a la búsqueda de referencias y otros comentarios disponibles en línea.


Porqué es importante hablar sobre este tema ?

Hoy en día el Sistema de Nombres de Dominio (DNS) es una pieza fundamental de la Infraestructura de Internet. Quienes asumen la responsabilidad de administrar partes especificas de este Sistema, al no hacerlo en forma apropiada y eficiente, no solo afectan a la comunidad de usuarios directamente relacionadas con esa parte del Sistema, si no a toda la comunidad de usuarios de Internet en general.

Más allá de ser un simple recurso desde el punto de vista técnico para la resolución de nombres, con el pasar de los años, el crecimiento y popularidad de Internet como plataforma para facilitar la educación, el avance de la ciencia, la comunicación entre las personas, y el engranaje fundamental que mueve el comercio electrónico, el DNS se ha convertido en un elemento critico de la infraestructura de Internet.


Tan critico que es el objeto de interminables discusiones sobre las políticas asociadas a su administración, litigios relacionados con derechos de propiedad, y la explotación por partes de quienes quieren tomar ventaja de sus falencias para conducir actividades criminales.

Por otro lado, la forma y la eficiencia con la que se administra este recurso, en particular un ccTLD, representa una ventana al mundo sobre nuestra habilidad de administrar un recurso común a nivel global.

De mi limitada observación y análisis inicial sobre el estado de la administración del ccTLD .AR, claramente existen muchas aéreas que presentan la oportunidad para mejorar los mecanismos, políticas e infraestructura con la que se prestan los servicios.

Hablando de la “prestación de servicios” es importante tener en cuenta como punto de partida de cualquier discusión, cual es el espíritu que tiene que estar presente, y para esto existe una referencia bien clara sobre las responsabilidades de un administrador de un Dominio Principal (TLD) expresada en una clausula del documento ICP-1 de ICANN (Internet Corporation for Assigned Names and Numbers) y que incluyo a continuación en su versión original en inglés:


(b) TLD Manager Responsibility. TLD managers are trustees for the delegated domain, and have a duty to serve the community. The designated manager is the trustee of the TLD for both the nation, in the case of ccTLDs, and the global Internet community. Concerns about "rights" and "ownership" of domains are inappropriate. It is appropriate, however, to be concerned about "responsibilities" and "service" to the community.

Claramente esta clausula hace referencia al deber del administrador de servir a la comunidad, y que realmente no es apropiado el tratamiento de cuestiones relacionadas con la administración del TLD basarse en un criterio de “propiedad” o “derechos”, si no más bien de “responsabilidades” y “servicio” a la comunidad.

En esencia, nadie es “dueño” de un Top Level Domain, y este concepto se traslada a dominios inferiores, aún cuando existan “derechos de propiedad” en los casos de marcas o productos registrados que pueden ser utilizados como argumentos para dar “prioridad” a la asignación de un nombre de dominio a una persona o entidad en particular.

Obviamente este contexto político y regulatorio no existía en 1987, como contaba en mi articulo anterior sobre GOB.AR, cuando registramos por primera vez el ccTLD .AR para Argentina citando al Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto como la entidad que asumiría la responsabilidad de administrarlo.

En ningún momento nos cuestionamos si teníamos o no la autoridad para hacerlo, muy pocos sabían o entendían con exactitud lo que estábamos haciendo, y a ninguno se nos pasó por la cabeza que ese acto requiriera de una Resolución Ministerial, un Decreto Presidencial, o la bendición de La Madre Teresa de Calcuta.

Quizás si el establecimiento de la primera conexión a este mundo de redes se hubiera dado en otro entorno, una Universidad por ejemplo como ha sucedido en otros países, quien sabe si la historia sería diferente, simplemente a nosotros nos tocó ser los primeros.


Empieza el tole tole

Luego de establecidas las primeras conexiones, que en realidad ni si quiera eran permanentes, y el haber asumido el rol de administradores para el ccTLD .AR, y los únicos servicios que teníamos eran el de correo electrónico y USENET News, nuestro rol como administradores simplemente se limitaban a recibir el trafico desde UUNET que actuaba como nuestro principal gateway para los mensajes que tuvieran como dirección de destino un nombre terminado como .ar, y mantener relativamente organizados los mapas de la red UUCP para Argentina de manera de hacer saber que destinos se encontraban disponibles en Argentina y como llegar a ellos.

Aún cuando en 1990 finalmente logramos establecer nuestra primera conexión permanente a Internet (en realidad NSFNet vía SURANet en aquellos días), dada la poca capacidad e inestabilidad de nuestro enlace satelital internacional, nuestro rol como administradores del ccTLD era limitado y no existían otras conexiones a nivel nacional más allá de algunas conexiones experimentales vía ARPAC con X.25 y más tarde una línea punto a punto con la Secretaria de Ciencia y Tecnología.

En 1994, luego de un sinnúmero de problemas, cortes del enlace satelital, va y viene con las nuevas empresas de telecomunicaciones producto de la privatización de la vieja ENTel, y del continuo y persistente esfuerzo de quienes estábamos involucrados, finalmente se establece una conexión digital de mayor capacidad a Internet, siendo la Universidad de Buenos Aires y la Secretaría de Ciencia y Tecnología las dos primeras instituciones en tomar ventaja de la misma, poco tiempo mas tarde se agregaría la Universidad de La Plata.

Pero los servidores primarios de nombres de dominio para el ccTLD .AR, todavía colgaban del viejo enlace analógico, y aquí comienzan los problemas.

Los siguientes diagramas muestran cual era más o menos la topología de la red en Agosto y Septiembre de 1994


Aún cuando desde la UBA, UNLP y SECyT disponíamos de una conexión mucho mejor a Internet, eran constantes los problemas que experimentábamos al no contar con un servicio eficiente de DNS para .AR. Para mí esto era algo que comenzaba a ser una parte crítica de la infraestructura de la red nacional, y que se haría mucho más importante a medida que la red creciera y aún mucho más, cuando tarde o temprano comenzaran a aparecer lo proveedores comerciales de servicios de Internet.

Sumado a los problemas con el DNS, como poco a poco estaba tomando forma una “Red Nacional” nos dimos cuenta que también teníamos que tener una mejor coordinación entre quienes estábamos participando en varias de las instituciones involucradas. En esos días, luego de mi partida del grupo de Informática de la Cancillería, yo me encontraba trabajando en la Secretaria de Ciencia y Tecnología con el proyecto RECyT.

Sin hacer demasiado alboroto, quienes participábamos en varios de los proyectos que ya contaban con conexión a Internet, incluyendo el proyecto de Informática de Cancillería y otros que estaban en vías de obtener su conexión, decidimos hacer una reunión para discutir algunos problemas y ponernos de acuerdo en detalles técnicos y como coordinar ciertas cuestiones administrativas de la incipiente red nacional, por ejemplo como asignar las direcciones IP para quienes quisieran intentar conectarse por X.25 vía ARPAC.

No estaba ausente en la agenda para esta reunión los problemas con el DNS.

Como comentaba al principio, rara vez abro la boca si no se de que estoy hablando, así que por varios meses venía recolectando información y estadísticas para ver de que forma lográbamos coordinar o impulsar acciones que derivaran en la prestación de un mejor servicio, habiendo incluso en varias oportunidades consultado sobre este tema con Jon Postel y Vint Cerf.

Lo que sí estuvo ausente en esta reunión fue la participación del grupo de Informática de Cancillería a quienes habíamos invitado reiteradas veces a estas reuniones y en esta oportunidad proponían postergar la fecha y que la reunión se hiciera en las oficinas de Cancillería.

Debo confesar que yo me opuse a aceptar postergar cambiar la fecha de la reunion con menos de dos días de anticipación y entre otros mis argumentos quedaron plasmados en un mensaje privado que le envié a Nicolás Baumgarten y Julián Dunayevich de la UBA. Mi posición era que si realmente la gente de Cancillería quería demostrar su interés en estos temas debían salir del castillo de cristal y participar de estas reuniones.

Para que lo discutido en esta reunión no quedara como algo oscuro y realmente cumpliera con el objetivo de hacer conocer públicamente las actividades de coordinación entre las distintas iniciativas de red, y promover el desarrollo de Internet en Argentina, escribimos una minuta sobre la reunión. Un borrador de esta minuta se hace llegar a los participantes a la reunión para su revisión y aprobación previa a hacerla pública para el resto de la comunidad de Internet en Argentina.

Se ve que alguien o algunos quedaron un poquito “calientes” con esta reunión. A los pocos días sin siquiera haber consultado con algunos de los que participamos en la reunión, la Dirección General de Informática de la Cancillería envía un mensaje a todos los “Postmaster” de la Red UUCP Argentina, incluyendo una copia del borrador de la minuta y entre otros comentarios, nos acusa de “elitistas” y de habernos constituido como una “superestructura” impuesta.

Recuerdo mi primer reacción a este mensaje … You don’t get it boys …

Como este mensaje generó bastante inquietud y afortunadamente ayudó a extender la invitación a participar a otros, sin la intención de generar algún tipo de conflicto recibió su respuesta.

Pero lo problemas persistían, así que durante Inet’94 en Praga (Junio 1994) aproveché para conversar sobre el tema en persona con Jon Postel que cortésmente accedió a que aprovechando la presencia de otros representantes de Argentina (Cancillería ausente) nos reuniéramos con él para plantearle en forma más detallada cuales eran los problemas.

Justamente entre los papeles que estuve rescatando hace poco apareció una hoja de anotador con mis notas sobre los temas a tratar con Jon en esta reunión.

Realmente no se que “piolines” movió Jon (él era un maestro en manejar este tipo de situaciones sin hacer demasiado ruido) pero finalmente en Septiembre de 1994, el grupo de Cancillería comenzó a participar de las reuniones, y tuvimos la oportunidad de compartir con ellos las estadísticas de cómo funcionaban los servicios de DNS para Argentina, y otras cuestiones más.

Quizás el mensaje de Cancillería sea uno de los pocos documentos generados en aquellas épocas con nombre y apellido dejando entrever algunos detalles y el espíritu en el cual se seguirían prestando más tarde los servicios del administrador del ccTLD .AR.

Sin entrar en un análisis detallado de estos documentos, que posiblemente sea otra parte de la historia a contar, rescato solamente tres párrafos que representan un precedente importante.

(Para que quede claro cronológicamente, el mensaje de Cancillería al que hago referencia fue enviado el 13 de Mayo de 1994).


“Respecto a la administracion de espacios de nombres, Cancilleria se propone delegar de inmediato la administracion de los subdominios EDU.AR, ORG.AR y COM.AR en organizaciones elegidas por las respectivas comunidades.”

Ejem, coff, coff, más de 14 años y contando …

“Desde entonces, y en forma ininterrumpida, la Cancilleria volco los recursos y esfuerzos de la estructura de soporte que mantiene para asegurar sus propias comunicaciones con las representaciones de la Nacion en el extranjero, tambien a la prestacion de los servicios de Internet que brinda a la comunidad en general.”

Cien por ciento cierto, nosotros éramos un recurso compartido, y de aquí surge uno de los persistentes problemas coyunturales en relación a los servicios prestados por NIC.AR, y no soy yo el que lo dice, ver más adelante los informes de la Sindicatura General de la Nación.

“La Cancilleria sigue ofreciendo, prestando y expandiendo los servicios mencionados, mas aun en este momento en que estan apareciendo nuevas conexiones de media velocidad al Internet. Lo hace como una entidad del gobierno de la Nacion cuya responsabilidad -tambien en el desempenio de esta funcion- trasciende a los hombres y mujeres que circunstancialmente puedan ejercerla, y a sus voluntades y ambiciones personales, y porque Cancilleria es la interfaz natural del pais frente a entes estatales o paraestatales del exterior (tales como Internet).”

Claramente desde ese entonces la Cancillería Argentina se autodefine como “la interfaz natural del país” con Internet.


Cuidando la “quintita” y pasando la pelota

La Cancillería sobreviviría repetidos intentos de despojarla de su “naturalidad” en relación a Internet, como por ejemplo la Resolución 4536/99 del 7 de Diciembre de 1999 emitida por la Secretaria de Comunicaciones resolviendo el traspaso de la administración del ccTLD .AR a la orbita de esa Secretaría posiblemente con el objetivo de transferir la responsabilidad al correo oficial de la República Argentina.

Obviamente esta Resolución debe haber generado bastante revuelo porque a los pocos días, y con cambio de gobierno de por medio, exactamente el 28 de Diciembre de 1999, la Secretaría de Comunicaciones y la Secretaría de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva emiten en forma conjunta la Resolución 3/99 suspendiendo la ejecución de la Resolución 4536/99 de la SECOM.

El 17 de Marzo de 2000, el Poder Ejecutivo Nacional por Decreto 252/2000 designa a la Secretaría de Ciencia y Tecnología como el organismo a cargo de la definición, coordinación y supervisión del Programa Nacional para la Sociedad de la Información, que incluye el Programa “Internet para todos” e implícitamente la tarea de transferir la administración del ccTLD .AR a esta nueva Secretaría.

Se viene el pase …

Previendo que la administración del ccTLD .AR iba a pasar a manos de la Secretaría de Ciencia y Tecnología la Cancillería el 8 de Agosto del 2000 emite la Resolución 2226/2000 aprobando y haciendo públicas las reglas para el registro de nombres de dominio en Argentina.

Momentito, momentito, viene cambio y yo también quiero jugar …

El 26 de Febrero del 2001, el Poder Ejecutivo Nacional emite el Decreto 243/2001, modificando el Decreto 252/2000 transfiriendo varias funciones de la Secretaria de Ciencia y Tecnología a la Secretaría de Comunicaciones dependiente del Ministerio de Infraestructura y Vivienda.
Mientras tanto el arquero parado en NIC.AR sigue viendo como pasa la pelota de un lado al otro, y nos dábamos el gusto de cambiar de Director Técnico en menos tiempo del que tardaba en secarse la tinta en las firmas de cada decreto..

Tarjeta Roja

Pelota va pelota viene, pero finalmente por el Decreto 267/2005 del Poder Ejecutivo Nacional, emitido el 4 de Abril del 2005, que modifica la Ley de Ministerios, Cancillería obtiene lo que tanto había buscado y la SIGEN había recomendado reiteradamente, constituirse oficialmente por bendición presidencial en el “administrador del Dominio de Nivel Superior Argentina (.AR)”.

Específicamente el punto 40 (casualmente el último) del Articulo Primero dice:


40.- Entender, en su carácter de administrador del Dominio de Nivel Superior Argentina (.AR), en el procedimiento de registro de nombres de dominio Web de las personas físicas y jurídicas, como así también ejecutar los planes, programas y proyectos relativos al tema, interviniendo en los procesos de negociación y conclusión de acuerdos y otros instrumentos de carácter internacional, y propiciando las medidas necesarias tendientes a lograr armonizar las disposiciones generales y globales que regulan la registración de los nombres de dominio en la República con el derecho interno."

Suena el silbato, GAME OVER !!



No lo digo yo

Luego de mí partida hacia el norte aunque mantenía comunicación con viejos colegas y amigos, y de vez en cuando trataba de mantenerme informado sobre como progresaban o no ciertos proyectos, en particular dejé de prestar atención a que pasaba con la administración del ccTLD .AR.

Noté que en varios sitios se hacían referencias y comentarios sobre el nivel de prestación de servicios, y algunas situaciones que llegaron a hacer noticia, como el “Apagón Digital” en el 2004 según lo calificarían algunos medios.


Imaginaba entonces que ciertos problemas que claramente había identificado muchos años antes aun persistían sin vistas de una solución concreta, así que me puse a “googlear” a ver que encontraba …

Los siguientes párrafos son extractos de distintos informes generados por la Sindicatura General de la Nación (SIGEN)


Informe SIGEN Marzo de 2002
(mismas observaciones también incluidas en en el informe de Evaluación del Sistema de Control Interno 2003 de la SIGEN en Junio del 2004)



Ausencia de una norma superior que otorgue competencia al Ministerio en relación al servicio de registro de nombres de dominio. También cabe señalar la existencia de omisiones en la regulación normativa, vinculada con la resolución especifica de controversias y la gratuidad del servicio. Estas omisiones y otros aspectos de la normativa facilitan la actividad de usurpamiento de nombres de dominio.

Falta de una adecuada separación de funciones en el sector responsable del procesamiento del sistema. A ello se suma la inexistencia de normas, metodologías, y procedimientos formalmente aprobados para estas actividades, la carencia de una política de seguridad, debilidades en la seguridad lógica sobre la red, la ausencia de una política de protección contra virus informáticos y de validaciones suficientes en el ingreso de los datos, debilidades de control en su procesamiento, insuficiente documentación técnica, insuficiente definición decriterios para el procesamiento e inexistencia de autorizaciones para operaciones sensitivas, ausencia de un plan informático, desactualización tecnológica y falta de un plan de contingencias.

Falta de inclusión de NIC – Argentina en la estructura formal del Ministerio, diferencias entre la estructura vigente y el personal asignado en la Dirección de Informática, Seguridad y Comunicaciones del MRECIC, inadecuados indicadores de gestión e información estadística, deficiencias en los procedimientos vinculados a la ausencia de vencimiento para tramites inconclusos, indefinición de procedimiento ante oficios judiciales, carencia de manuales de procedimiento y retrasos en el procesamiento de tramites ingresados.

De la evaluación practicada surgió que el Ministerio presenta falencias de control en lo que respecta a la gestión de la tecnología informática, visibles principalmente en la existencia de diversas áreas informáticas no unificadas, en la ausencia de un plan informático estratégico, en la falta de procedimientos y metodologías adecuados y suficientes para las actividades ejecutadas, en las debilidades en la seguridad informática, en la carencia de un plan de contingencias orientado a garantizar la continuidad de las operaciones, como así también en la ausencia de respaldo documental de los sistemas aplicativos.

En otro orden, se verificó la ausencia de un tratamiento suficiente al informe emitido por esta Sindicatura General de la Nación en octubre de 2001 respecto del proyecto NIC Argentina, por lo cual persisten la mayoría de los hallazgos señalados en esa oportunidad.

Informe de la Evaluación del Sistema de Control Interno / 2004 (SIGEN Diciembre de 2005)

A lo expuesto precedentemente se suman deficiencias en áreas tales como la Dirección de Salud y Acción Social, Asuntos Consulares y en los proyectos gestionados bajo el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, como así también en el Sistema de Información, verificándose la falta de un plan informático estratégico, debilidades en la seguridad y carencia de un plan de contingencias.

Informe de Evaluación del Sistema de Control Interno 2005 (SIGEN Julio 2006)

Sistema informático pasible de mejoras, para lo cual se necesitaría elaborar planes, establecer una política en materia de desarrollo tecnológico, revisar los procedimientos aplicados y encarar un programa de reequipamiento y corregir los problemas normativos, de seguridad y de información que se presentan, especialmente, en el desarrollo del proyecto NIC Argentina, dada la alta transcendencia pública que tiene.

Estas deficiencias que se tornan en recurrentes con el pasar de los años se convierten en mi opinión en un “problema sistemático”.

Cabe aclarar, que mis comentarios no tienen la intención de juzgar la capacidad, o el nivel de esfuerzo individual de quienes a través de todos estos años han estado a cargo o participado de las actividades relacionadas con la administración del ccTLD .AR.

Dado que lo he vivido en carne propia, soy consciente de los obstáculos y el tremendo esfuerzo que en muchas ocasiones representa el tratar de generar resultados óptimos en el ámbito de la administración publica.

Pero, después de más de 30 años de experiencia profesional, en el sector público y privado, como independiente, contratado y empleado, desde pequeñas empresas, grandes corporaciones y organizaciones internacionales, una lección que he aprendido desde hace mucho tiempo es que lo que se califica y recompensa son los resultados, no el esfuerzo.

Entonces, nos tenemos que bancar que la Cancillería siga siendo el administrador del ccTLD .AR ?

Y hasta donde el gobierno tiene que meter la cuchara ?

Estas son preguntas importantes y la respuesta no es trivial, así que lo dejamos para la segunda parte ...

Atentos Saludos
Pete

Saturday, March 21, 2009

Informacion sobre este proyecto


En el primer mensaje de este blog hacia referencia a que a medida que avanzaba con esta idea de escribir algo sobre la historia de Internet en Argentina, este esfuerzo se iba convirtiendo más bien en un “proyecto”.

Así que se me ocurrió que seria interesante compartir un poco más de información sobre que es exactamente el proyecto, de donde salió la idea, cual es el objetivo, etc.

Quizás para quienes llevamos unos cuantos años involucrados con el desarrollo de tecnologías y servicios de comunicación, no sea algo natural el mirar hacia el pasado más allá que para la búsqueda de referencias, experiencias anteriores para poder implementar mejores soluciones en el presente y complementar nuestra visión de futuro.

En lo personal, rara vez miro hacia atrás para ver que es lo que hice, más bien invierto la mayor parte de mí tiempo construyendo en el presente y diseñando el futuro. Pero reconozco que en muchas circunstancias el tener la posibilidad de consultar la historia sobre algún tema en particular me permite tener una visión más completa de cómo resolver un problema o innovar sobre la base de experiencias anteriores.

Si bien en varias oportunidades había pensado en escribir algo sobre la experiencia personal de haber estado involucrado en los inicios de Internet en Argentina, hasta no hace mucho tiempo no pasaba más allá de ser una idea o algunas líneas perdidas en algún archivo.

Pese a que mi carrera profesional me alejó de Argentina, nunca dejé de estar interesado, y en la medida de lo posible mantenerme al tanto de cómo progresaba Internet en el País, y buscar que referencias se hacían al trabajo realizado en los primeros años.

Me encontré con que las pocas referencias que existen, muchas de ellas están incompletas, otras incorrectas y varios intentos de llenar ese vacio quedaron inconclusos.

Al principio no le presté demasiada importancia, hasta que hace más de dos años como contaba en uno de los mensajes en mi blog personal, un viejo amigo y colega, José Soriano, me hizo reflexionar sobre la importancia de preservar nuestra memoria histórica, y que si estas memorias no existen en el presente es principalmente debido a que quienes tuvimos la fortuna de crearlas nunca nos tomamos el tiempo o encontramos la motivación para hacerlo.

Desde ese entonces comencé a escribir algo para aportar a lo que José venia haciendo a través de su blog de Pioneros. Vía Skype le conté en forma de relato a José sobre nuestras andanzas en la UBA que él luego convertiría en una especie de podcast.

Desde ese entonces me puse en campaña para ver que información lograba recuperar, más allá de lo que lograra exprimir directamente de mi memoria.

Afortunadamente, luego de varios intentos de jugar al forense informático, logré recuperar una gran cantidad de material que tenia grabado en cintas magnéticas, diagramas, documentos, miles de mensajes de correo electrónico, etc.


Por otro lado empezaron a aparecer varios escritos y proyectos en papel, que Eduardo Suarez de la Universidad de La Plata me está ayudando a digitalizar, y que van a pasar a formar parte de una "biblioteca virtual" sobre lo que les contaré más adelante.

Mucho verso, pero donde esta la historia ?

Todavía no sé cual termine siendo el resultado final, inicialmente iban a ser unos pocos párrafos, que rápidamente se convirtieron en varias páginas y últimamente en varios capítulos.


En breve voy a escribir en este blog cuales son los distintos temas o capítulos que van tomando forma y sobre que trata cada uno, algunas imágenes y resumen de su contenido.

Actualmente estoy tratando de catalogar la información que va apareciendo, releyendo viejos correos electrónicos, documentos y lo que aparezca por ahí, y buscando la forma de ponerlos en algún orden cronológico.

Para poder construir este orden cronológico, y que a partir de eso surja el relato, estoy haciendo una lista de eventos, todavía me resta revisar mucho más material pero para que tengan una idea desde el periodo que abarca de 1983 a 1991 tengo registrados por el momento más de 180 eventos (o pequeñas historias).

Va a ser un libro ?

Realmente no sé, varios me han preguntado sobre eso, todo depende de que tanto interés exista en que se publique en ese formato, pero si es así seguramente va a estar complementado por otra información que va a estar en línea.


Hace tiempo conversaba sobre un amigo sobre el tema y yo cuestionaba “quién corno va a estar interesado en leer esto ?”, y él con algo más de sabiduría me respondía “lo más importante es si vos estas interesado en escribirlo”.

Por otro lado si mis estimados colegas Uruguayos Juan José Cabezas, Juan Vicente Echague y Alvaro Tasistro contaron la “Increíble Historia del Instituto de Computación” basada en 24 e-mails (nótese en el encabezado por donde pasa el primer mensaje con destino a incouy en 1988 – pág.5), porque no escribir algo sobre Argentina basado en varios cientos o miles :-)

Bueno los dejo por ahora hasta la próxima entrada

Saludos
Jorge

En Memoria

Al comenzar a escribir las primeras líneas de introducción sobre la historia de Internet en Argentina, inicié un viaje hacia el pasado en busca de documentos, recuerdos, anécdotas, y restablecer contacto con viejos compañeros y amigos.

Reflexionando sobre ese viaje temporal volvieron a mi memoria un sinnúmero de charlas, conversaciones y discusiones sobre como buscar la forma de seguir adelante en la lucha constante para nuestro intento de poner Internet y sus tecnologías asociadas al alcance de todos.

Pero así como este viaje al pasado me produjo una sensación agradable, al mismo tiempo me invadió una sensación de tristeza al recordar a algunos de los que contribuyeron para que Internet en Argentina fuera una realidad y ya no forman parte de nuestro presente.

Por eso me decidí en lo que produzca este proyecto incluir una dedicación especial a la memoria de Alberto Mendelzon, Jon Postel, Emma Pérez Ferreira, y otros más que quizás ya han partido y no tengo conocimiento.



Alberto Mendelzon
1951 - 2005

En 1986 durante su año sabático en la Universidad de Buenos Aires y como asesor del proyecto de informatización de la Cancillería Argentina, Alberto fue quien reclutó a varios de los que estábamos en esos días trabajando en Unix y comunicación de datos para formar parte de este proyecto.

Por medio de él logramos establecer nuestra primera conexión vía UUCP a la Universidad de Toronto donde se desempeñaba en el Departamento de Ciencias de la Computación. Fue Alberto quien bautizara a nuestro primer gateway de comunicación a la red UUCP con el nombre de “atina” y nos plantara en el bocho la semillita que el acceso a estas redes no quedara en los confines del proyecto de Cancillería.

Después de su regreso a Canadá, Alberto siguió prestando su apoyo y aconsejándonos para seguir avanzando y obtener nuestra conexión con Internet.

En 1993 tuve la dicha de poder trabajar nuevamente con Alberto en la organización de las Quintas Olimpiadas Internacionales de Informática que se llevaron a cabo en Mendoza, Argentina.


Jonhatan B. Postel
1943 – 1998

Jon ha sido considerado el primer prócer de Internet.

Es imposible enumerar o cuantificar lo que Jon ha contribuido a la existencia y evolución de Internet.

Desde los días en los que no resultaba fácil distinguir quien era Jon y quien era IANA, a su rol de editor de los documentos RFC y Director del Computer Networks Division del Information Sciences Institute en la Universidad de California.

Jon contaba con una habilidad innata de lograr obtener consenso y resultados productivos de las más acaloradas discusiones, y siempre fiel a su principio de robustez: “Be liberal in what you accept, and conservative in what you send”.

A comienzos de los años noventa cuando tuve la oportunidad de conocer a Jon en persona, las conversaciones con él estaban rodeadas de un gran aire de pragmatismo. Para él resultaba sencillo indicar cual era el camino a seguir para encontrar soluciones a problemas que mas allá de lo técnico, en un principio parecían insolubles.

A mediados de los años noventa, luego del establecimiento de las primeras conexiones digitales de alta velocidad a Internet en Argentina, Jon jugó un papel fundamental para procurar que nuestra red siguiera creciendo y se resolvieran problemas de inestabilidad en como se estaba prestando el servicio del sistema de nombres de dominio en Argentina.

Jon ha sido siempre una gran fuente de inspiración, en todo momento prestó su apoyo y cooperación para que nuestra incipiente red siguiera creciendo y transcendiera el ámbito académico.


Emma Pérez Ferreira
1925 - 2005

Sin duda Emma ha sido una gran contribuyente para el avance de la ciencia en la República Argentina.

Desde su paso por la Comisión Nacional de Energía Atómica, el proyecto TANDAR, y la creación de la Red Teleinformática Académica - RETINA desde la Asociación Ciencia Hoy.

A mediados de los años noventa, Emma fue una pieza instrumental en los esfuerzos para quebrantar el monopolio de las comunicaciones internacionales en Argentina y lograr obtener una conexión secundaria a Internet por medio de un proveedor alternativo.

En el año 2001 Emma jugaría un papel importante para la participación de Argentina en las redes de investigación avanzada con el establecimiento de una conexión de alta velocidad desde RETINA a Internet2.

Aún cuando existieran diferencias de opinión, las conversaciones con Emma siempre tuvieron un gran espíritu constructivo y de luchar por seguir adelante.

Para Emma no existían los obstáculos, solo oportunidades.

Friday, March 20, 2009

Manía por los diagramas

Aparte de gesticular mucho con las manos, desde los días en los que usaba marcadores, o una impresora a cadena o matriz de puntos, desarrollé el hábito de utilizar la ayuda visual de diagramas u otras imágenes cada vez que tenía que hablar sobre algo.

Este diagrama es uno de los primeros que creé allá por 1987/1988 para explicar cual era la estructura de red y telecomunicaciones que utilizábamos en la Cancillería. El equipo Xenix conectado a la red ARPAC y a la red telefónica era “atina.ar”.


Recuerdo que completar este diagrama me llevó algo de tiempo y esfuerzo dado que cada uno de los elementos lo tuve que crear desde cero usando figuras básicas como rectángulos, círculos y líneas. El programa que utilicé fue una de las primeras versiones de AutoSketch para DOS, y en esos días no existía una buena biblioteca de shapes o cliparts.

Saludos
Pete

Thursday, March 19, 2009

GOV.AR o GOB.AR, Mea Culpa


En el proceso de seguir recolectando información para este proyecto de reconstruir la historia de Internet en Argentina, me pegué una vuelta virtual por algunos websites en Argentina para chusmear cual es el estado actual de entre otras cosas la administración del dominio .AR.

Inicialmente no lo había notado al pasar por
www.nic.ar, pero gracias a un comentario de Eduardo Suarez de la Universidad de La Plata, me dí cuenta que por Resolución Ministerial del 9 de Abril del 2008, Argentina cuenta con un nuevo subdominio GOB.AR para las áreas de gobierno ahora con b de “burro” en paralelo con el original GOV.AR con v de “vaca” que después de un cierto periodo de transición ya no se aceptará más para registrar nuevos dominios.

Chocolate por la noticia. Obviamente esto no es noticia para muchos, pero lo que me llamó mucho la atención es la necesidad de que la Cancillería emitiera una Resolución Ministerial, así que me puse a indagar un poco a ver que encontraba.

Bueno, originales no somos, Chile ya había hecho
algo similar ocho años antes.

Dada la popularidad y crecimiento de los servicios de Internet, que ya han llegado a Doña Rosa, y la tendencia quizás de instintivamente escribir un URL para ver si uno la emboca, tiene sentido que después de todo, el nuevo dominio refleje nuestra identidad y sea GOB.AR.

Y en este aspecto siento la necesidad de hacer un “MEA CULPA”.



Un poco de historia sobre .AR

En 1987 en el Proyecto de Informatización de Cancillería establecimos nuestras primeras comunicaciones vía UUCP con la Universidad de Toronto y con UUNET. En esos días también se daba la transición de la vieja ARPA Internet a NSFNet y al sistema de nombres de dominio (DNS – Domain Name System).

Aunque todavía no contábamos con una conexión directa con Internet,
UUNET había accedido a actuar como nuestro puente o gateway, así que pasamos a oficialmente formar parte de la zona ".UUCP" y se registró por primera vez el “Top Level Domain” .AR para Argentina.

El 20 de Agosto de 1987, Carlos Mendioroz (alias Tron) le envía entonces por correo electrónico a
Mark Horton (que en ese momento estaba a cargo de la administración de la zona UUCP) nuestra aplicación para pasar a formar parte de la zona .UUCP y los datos para registrar por medio de ellos con el NIC-DDN nuestro dominio .AR
.

El registro de .AR se hace efectivo por NIC-DDN.MIL, el 23 de Septiembre de 1987. Tron asume también la responsabilidad de administrar los mapas de UUCP para Argentina.

El primer dominio que creamos bajo .AR, fue “MREC.AR”, justamente para el Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto, poco tiempo después, una vez que con Julián Dunayevich, y Nicolás Baumgarten en el Departamento de Computación de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales le damos vida a nuestro primer nodo UUCP en el sector académico, el 13 de Noviembre de 1987 le envío a Tron el registro de “DCFCEN” para ser incorporado en los mapas UUCP y convertirse en el primer nodo bajo el subdominio .EDU.AR.

A medida que la red iba creciendo y en vistas de que tarde o temprano procurábamos lograr una conexión directa con Internet, quedaba claro que íbamos a tener que organizar el dominio .AR con alguna estructura jerárquica.

Luego de la partida de Tron hacia Canadá para completar su Master en Ciencias de la Computación en la Universidad de Toronto, asumo la tarea de administrar los mapas UUCP y el dominio .AR y paso a ser para NIC-DDN el contacto técnico para AR-DOM y Malcolm Chapman el contacto técnico alternativo.

Realmente en el momento de ver que estructura adoptar no la pensamos mucho y dado que estábamos pasando a formar parte de una red internacional optamos por simplemente recrear la estructura ya existente pero agregando .AR al final de cada subdominio.

De ahí surge que aparte de EDU.AR, creamos inicialmente ORG.AR, COM.AR, MIL.AR y obviamente GOV.AR.

Se nos ocurrió que para quienes no estuvieran asociados con una institución en particular podíamos hacer algo similar a lo que se había hecho para el dominio .US, así que utilizando un código de dos letras, que salió de la manga, creamos subdominios para cada una de las provincias de la República Argentina, BA.AR para Buenos Aires, CB.AR para Córdoba, TF.AR para Tierra del Fuego, etc.

Luego que logramos establecer finalmente nuestra conexión permanente con Internet, empezaba realmente el baile, porque ahora íbamos a tener que configurar y administrar nuestros propios “name servers” para .AR, y también necesitábamos poner un poco de orden en los mapas UUCP dado que la red iba creciendo exponencialmente y el proceso de mantener la información consistente y actualizada era una tarea casi artesanal. Sin Resolución Ministerial, editamos y hacemos público uno de los primeros documentos de la red para el
registro de dominios bajo .AR.


Errar es humano …

Muchas veces metimos la pata, a veces nuestros “name servers” no entendían que nuestro enlace analógico de baja velocidad respondía en función de la temperatura del día, la dirección del viento, el tráfico en la 9 de Julio, y si los pajaritos cantan.

Pese a que había logrado organizar un poco mejor la administración de los mapas de UUCP utilizando una base de datos para mantener toda la información, el proceso de incorporar un nuevo dominio era esencialmente manual.

Recientemente nos reíamos con un viejo colega de Australia, recordando viejas anécdotas, cuando en una oportunidad producto de posiblemente un error de mi parte y mi dedorragia, en algún lado había quedado .AU (el ccTLD de Australia) en vez de .AR y el enlace a Internet de Australia se vio por cierto tiempo saturado por consultas del DNS para registros de .AR.

Por suerte Internet todavía no estaba plagado de abogados y nadie nos hizo juico.

Incluso, recientemente releyendo todos estos documentos me doy cuenta que al enviar el formulario para el registro original de .AR, Tron cometió un error de tipeo que se mantuvo presente en los archivos del NIC-DDN.MIL por años. Saben cual es el error ?

Luego de mi partida del proyecto de Cancillería para pasar a la Secretaria de Ciencia y Tecnología, tomaría la batuta Oscar Sznajder y el resto del equipo de soporte técnico, de continuar con la administración de los mapas UUCP y del dominio .AR.


Y dale con el DNS …

En 1994 después de mucho trabajo, sudor y tranza (que será otra parte de esta historia) logramos finalmente establecer una conexión más decente a Internet, y nuestra primer conexión con una línea digital entre la Secretaria de Ciencia y Tecnología y el Departamento de Computación de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales. Más tarde se agregaría la Universidad de La Plata, las instituciones conectadas por medio de RETINA, etc.

Se tornaba vital que ahora tuviéramos un servicio de resolución de nombres y direcciones eficiente utilizando el DNS, más allá de los dolores de cabeza que representaban nuestros primeros problemas de ruteo.

Lamentablemente los servidores primarios de .AR seguían “colgando” del viejo enlace analógico en Cancillería. Aún cuando existían servidores secundarios en el exterior que replicaban la información, repetidas veces resultaba prácticamente imposible resolver nombres de dominio en .AR incluso cuando el equipo de destino final ya se encontrara conectado por los nuevos enlaces.

Mucho después de mi partida hacia el norte, recuerdo hace unos años haber visto varios artículos en los medios de Argentina sobre recurrentes problemas relacionados con los servicios de .AR.

La historia sigue, pero lo dejo para una próxima entrada en el blog …

Mientras tanto cabe destacar que en la Resolución a la que hacia referencia al principio también se anuncia que en breve el NIC.AR implementará los servicios para Nombres de Dominios Internacionales (IDN), lo que realmente representa un avance.

Será que en breve podremos consultar en http://ñoquis.gob.ar/ quien anda metido por ahí ?

“Lo dejamos ahí”

Hasta la próxima
Pete

Tuesday, March 17, 2009

Redes en Argentina, John Quarterman (1991)

Luego de la publicación de su excelente libro “The Matrix: Computer Networks and Conferencing Sytems Worldwide”, en Junio de 1990 tomo contacto vía correo electrónico con John S. Quarterman (co-autor también del famoso articulo publicado en 1986 por Communications of ACM: “Notable Computer Networks”).

Durante nuestro intercambio de mensajes (que perdura hasta el día de hoy) le envío a John información preliminar sobre el estado de las Redes de Computadoras en Argentina. En Octubre de 1991, surge la idea de incluir un artículo sobre Redes en Argentina en una de las publicaciones regulares que manejaba John, “The Matrix News”.

Después de varios mensajes para revisar y corregir el primer borrador del articulo, donde le cuento a John en detalle que proyectos de redes se estaban llevando a cabo en esos días y quienes estaban involucrados, para tener un panorama más completo, John también toma contacto entre otros con Julián Dunayevich para obtener mas información sobre la Red Académica Nacional (RAN), Cecilia Sarmiento sobre la Red Científica y Tecnológica (RECyT), Roberto Bevilacqua sobre BITNET, Alberto Barengols y Fernando Lopez Guerra sobre la Red de Salud, etc.

Mensaje va, mensaje viene, para mediados de Noviembre de 1991 el articulo ya estaba casi tomando su versión final, para esas fechas yo me encontraba trabajando en Naciones Unidas en Nueva York para asistir en la primer conexión de Naciones Unidas a Internet por medio de JvNCNet, luego de una vuelta rápida por la Universidad de Maryland para visitar a Glenn Ricart y a la gente de SURANet que nos habían ayudado a establecer nuestra primera conexión permanente a Internet.

Mi estadía en Nueva York coincide con la realización de la conferencia UniForum’91, en la que casualmente iba a también participar John. Luego de recibir por correo electrónico la versión final del artículo quedamos en encontrarnos en el Jacob Javits Convention Center después de las actividades de la conferencia. Fue muy agradable el haber finalmente conocido a John en persona y tuvimos una conversación muy entretenida.

Lamentablemente John estaba apremiado por el tiempo para poder llegar a publicar el articulo en la edición de Diciembre de “Matrix News” así que quedaron fuera algunas correcciones menores, se eliminaron las referencias a RATCA (Red Académica Tecnológica y Científica Argentina) que en realidad fue un acrónimo de origen espontáneo por parte de Roberto para darle un nombre a las iniciativas de red en una reunión, pero que podía según él ser también interpretado como “una buena mezcla entre rata y rasca”, tampoco se logró incluir alguna referencia al proyecto RETINA que ya estaba en marcha y a la búsqueda de obtener una conexión secundaria y de mayor velocidad a NSFNet.

Click here to access the articleEl artículo no era perfecto pero fue una buena aproximación al estado de las Redes de Computadoras, principalmente académicas en Argentina. Una versión reducida del mismo fue mas tarde publicada en la primera edición de la gacetilla de Internet Society “ISOC News”.

Recientemente le solicité permiso a John para poder reproducir el artículo original para ser incorporado como parte de este proyecto.

Como siempre gracias nuevamente John.

Thank you again John for your courtesy, for letting me share this valuable piece of history about networking in Argentina.

Jorge aka Pete

Thursday, March 12, 2009

Una nueva adición a la blogosfera


Como había comentado anteriormente en mi blog personal, hace un tiempo que a solicitud (algunos bastante insistentes) de viejos colegas y amigos, comencé a recuperar y recolectar material relacionado con mi participación en el establecimiento de la primera conexión de Argentina con la red Internet.

Sin duda fue una experiencia única, con muchas satisfacciones desde el punto de vista profesional y personal, y que me ha llenado de inolvidables recuerdos. Pero con el pasar del tiempo algunas de estas memorias resultan algo difícil de reflotar para volcarlas en un texto escrito.

Sin embargo este esfuerzo se ha convertido en un proyecto que poco a poco va tomando su forma, no se si finalmente se trate de una colección de páginas web, un paper o quizás resulte en un libro.

Como todo proyecto, aún cuando el mismo no requiera de considerables recursos, siempre existe un costo asociado con el mismo. Por el momento el mayor costo lo representa el tiempo y esfuerzo que toma el tratar de reorganizar mi memoria y recuperar una gran cantidad de información almacenada en viejos cartuchos de cinca magnética y montañas de papeles. Muchas de estas cosas quedaron atrás luego de mi partida desde Baires hacia el norte hace más de 12 años, afortunadamente el correo postal parece estar funcionando aceptablemente y en pocos días más estoy a la espera de recibir algunas cosas más.

La verdad tengo que agradecerle a mi viejo (Norberto), primero que no haya tirado la pila de mugre que terminó arrumbada en su casa, y segundo la paciencia de tomarse el tiempo, videoconferencia de por medio, de revisar juntos que material era relevante separar y enviarlo por correo.

Mi idea es por medio de este blog ir reportando como avanza este proyecto y compartir algunas historias del pasado que van reflotando y como herramienta para recibir comentarios, sugerencias y aportes.

Saludos
Jorge aka pete